¿Cómo tu cuerpo recibe lo que comes?

“Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina’.
—Hipócrates


Hace un tiempo compré un libro que ahora es uno de mis favoritos: Eat Pretty Every Day de Jolene Hart (Beauty & Health Coach). Me encanta porque es bien práctico y es de esos que funciona para toda la vida.

Mientras leía la introducción, me encontré con la siguiente pregunta: ¿Cómo tu cuerpo recibe la comida? No sé que pensaste al leerla, pero a mí me hizo reflexionar MUCHO.

Para responder esta pregunta, Hart sugiere dividirla en otras dos:

  1. ¿Cuál es tu estado de ánimo, mentalidad/actitud y ambiente cuando te sientes a comer?

  2. ¿Tu cuerpo está físicamente apto para digerir y asimilar los nutrientes de los alimentos que ingieres?

Me parece muy interesante esto, porque es como ver la otra cara de la moneda. En este caso, no se trata que la comida influye en cómo me siento, sino cómo mi estado de ánimo y ambiente influyen en la digestión de lo que como. Hart, expresa que aún los alimentos saludables, orgánicos y ricos en nutrientes pueden tener un efecto adverso en nuestro cuerpo si nuestro sistema digestivo no está en las condiciones correctas para digerirlos.

Men, esto es complicado, pero poco a poco podemos desarrollar el mindset adecuado al momento de comer.

Soy maestra de nivel superior. Hay días donde el estrés no cesa y el to-do list es bastante largo. Recuerdo que en la mañana digo: —almorzaré en mi salón y me quedaré haciendo cosas, pero los minutos antes de la hora de almuerzo, cambio de opinión y me reúno con el grupo de maestros. Aunque el ratito del lunch pasa rápido, sacamos un espacio para reír, comer tranquilos y desconectarnos. Es necesario.

Cuando tenemos mucho estrés, ansiedad o el ambiente es muy hostil no podemos digerir los alimentos adecuadamente. ¿Sabías que el aparato digestivo está considerado como el segundo cerebro? Por lo que en situaciones de estrés o ansiedad se puede ver afectado sin causa aparente (CMED, 2018). Esto, por consiguiente, afecta nuestro sistema inmunológico, la resiliencia al estrés, y otros aspecto de nuestra salud física y emocional.

Como he mencionado desde el inicio de este blog, somos seres holísticos y para lograr el bienestar en nuestra vida, debemos considerar cada área de ella. No siempre nos sentiremos con la fortaleza de controlar nuestro mood y el ambiente, pero no se trata de hacer de esto una actividad especial, sino un hábito positivo para mejorar la calidad de vida.

Que de hoy en adelante puedas estar más consciente y equilibrado al momento de comer y puedas disfrutar de hacerle bien a tu cuerpo, desarrollando hábitos saludables para tu bienestar.

—Miredys


Fuentes: