¿Cómo manejo el estrés para que no sea tóxico?

Soy una joven adulta. Me encuentro en una etapa caóticamente hermosa. Celebro el poder disfrutar a plenitud mi juventud. Tengo a mi lado a mi persona favorita. Estoy viendo el sueño de mi vida cumplirse y estoy iniciando la carrera profesional que tanto me apasiona. Todo suena perfecto… hasta ahí.  Dilo conmigo: P E R O, a pesar de todo lo bueno, no puedo ignorar todas las preocupaciones (genuinas) que hay detrás.

Vamos a ver. ¿Qué hice para completar la maestría? Préstamos estudiantiles. ¿Y cómo estoy viendo mi gran sueño cumplirse? Tuve que hacer sacrificios y tomar decisiones importantes, como dejar el trabajo, salir de mi zona de confort, aprender nuevas destrezas, entre otras cosas. ¿Mi novio y yo? Sí, hay planes que ya no son tan lejanos, hay decisiones que son serias y definen nuestro futuro en muchos sentidos. Todo esto sin contar otros asuntos que se suman a la lista,  como familiares enfermos, padres que son cuidadores y pastores, ser líder en la iglesia, etc.

 
IMG_4730.JPG

Podemos desarrollar el “mindset” correcto

haciendo énfasis en lo que podemos hacer y está a nuestro alcance.

 

Lo sé, estás haciendo tu propia lista de estresores. Los miedos sociales, las preocupaciones económicas o de salud, el anticiparnos a peligros o desastres, el perfeccionismo, son algunas de las inquietudes más comunes. La pregunta es: ¿Cómo hacer para no abrumarnos?  Desarrollando una mentalidad positiva ante el estrés. No se trata de no sentir ansiedad o estrés, sino de hacer que trabaje en favor de mí y no en mi contra.

La Dra. Caroline Leaf menciona en su último libro “Think Learn Succeed” algo muy cierto y que muchas veces pasamos por alto: “Preocuparnos por el estrés en realidad llevará a nuestro cuerpo al estrés tóxico, el cual influirá en nuestra salud mental y física.”  ¿Puedes creerlo? ¡Nos da estrés porque tenemos estrés!

Es inevitable que ciertas dinámicas de la vida nos descontrolen emocionalmente. Sin embargo, podemos desarrollar el “mindset” correcto, haciendo énfasis en lo que podemos hacer y está a nuestro alcance y no solo en lo que no podemos cambiar y está fuera de nuestro alcance. Cuando nos enfrentamos al estrés con una mentalidad negativa, este se vuelve tóxico y no solo nos afectará emocionalmente sino también físicamente. 

Sentir que las cosas están fuera de nuestro control es razón suficiente para sentir estrés. Sin embargo, he aprendido que hay muchas cosas en mi vida que no están ni estarán bajo mi control, entonces, ¿por qué comprometer mi paz por algo que yo no puedo manejar?

Isaías 41:4 en la versión TLA dice: »Yo soy el único Dios y mantengo bajo control todo lo que pasa en este mundo. He existido desde el principio, y existiré hasta el final. 

Mi fe y espiritualidad han sido pieza clave en mi proceso. En el camino he aprendido a entregarle a Dios esas situaciones que están fuera de mi alcance. He entendido que él tiene el control y propósito con todas las cosas. No siempre es así de fácil, pero poco a poco voy aprendiendo que con la mentalidad correcta gano la gran batalla de la ansiedad y el estrés. ¿Qué me ha funcionado?

  • Me concentro en lo que sí puedo hacer.

  • Si está fuera de mi control, no merece que me preocupe (de más) por ello.

  • Creer en que todo obra para bien (Romanos 8:28). Aún lo que no entiendo y puede ser doloroso para mí.

  • Identificar lo que es tóxico ya sea un pensamiento, la relación con una persona, incluso el ambiente de un lugar y tomar decisiones al respecto. Tenemos la libertad de elegir.

Ha sido posible. Día a día. No me adelanto ni me estanco en lo que pasó. Me concentro en el presente y con lo que tengo aquí y ahora es suficiente. 

—Miredys

*Esto es lo que a mí me ha funcionado. Es parte de mi historia. Cada persona es distinta. Si identificas que estás teniendo dificultad para realizar las tareas cotidianas o en tu trabajo, debes buscar ayuda profesional.